No mía

José Mª Agüera Lorente

Si confeccionáramos una relación de los problemas más sobados a lo largo de la historia de la filosofía, en ella tendría que figurar sin duda el de si existe el progreso moral: ¿de verdad existen pruebas de objetividad irrefutable que demuestren que desde que el ser humano viene haciendo de las suyas sobre la faz de este sufrido planeta ha experimentado una mejoría en su condición moral? Aún hoy se publican sesudos libros sobre el particular de reputados autores. No seré yo, pues, quien se atreva a definirse en términos absolutos. Pero en los momentos en que lucho a brazo partido contra mi pesimismo temperamental, para sobreponerme a él pienso en la mujer. Porque me digo a mí mismo que esa prueba concreta, objetiva y empíricamente contrastable del dichoso progreso moral es la mejoría de la situación de la mujer a ojos vista en las últimas décadas. Bien es cierto que hay que circunscribirla a ciertas parcelas del mapa mundi, y que aún queda para que ser mujer no suponga una desventaja natural de partida. Por lo que a nuestro país respecta la ganancia ha sido notable en múltiples planos; político, económico, social… Para los incrédulos sería recomendable el visionado de Con la pata quebrada, documental de Diego Galán, en el que hace un seguimiento de la evolución de la situación de la mujer a lo largo de las últimas décadas a través de fragmentos seleccionados de películas españolas. No obstante, sería irresponsable regodearse en la satisfacción que produce lo logrado y darlo por consolidado, pues hay que tener siempre presente que lo mismo que se gana en derechos y libertades, siempre muy trabajosa y lentamente, se puede perder en poco tiempo y casi sin darnos cuenta todo lo ganado. Este es un axioma universalmente válido para cualquier colectivo, ya sea minoría o mayoría. Además, hay motivos para mantener la tensión, como trataré de mostrar en lo que sigue. Ya hace tiempo que forma parte esencial del discurso oficial de lo políticamente correcto todo lo referente a los planes de ayuda, protección y discriminación positiva de la mujer, expresión de las mejores intenciones de nuestros gobernantes, que, para que quede patente que no se trata de concesiones hechas a las –para no pocos– revoltosas feministas, se tornan cuerpo tangible en el Instituto de la Mujer. De manera que podemos decir, con todos los peros que la crítica inteligente proponga, que la mujer tiene sus valedores institucionales en la ya larga lucha por su prosperidad. Y, sin embargo, hay ciertos hechos cuya comprobación se halla al alcance de cualquiera, dado que forman parte sustancial de la vida cotidiana, y que, cuanto menos, son paradójicos si los ponemos en conexión con todo lo anterior. Pues la promoción oficial del lenguaje no sexista hasta extremos en ocasiones fronterizos con el contorsionismo lingüístico (“trabajadores y trabajadoras”, pero también ¿”miembros y miembras”?) convive con la discriminación salarial crónica en razón del sexo (las españolas cobran por término medio un 24% menos que los españoles por la realización del mismo trabajo); la tan proclamada emancipación de la mujer se evidencia ilusoria cuando conocemos del régimen de vida de las trabajadoras sometidas a la implacable dictadura de los horarios laboral y familiar, ámbitos los dos de trabajo casi siempre y raramente de realización personal; la liberación sexual se desvanece cuando se manifiestan, en las coyunturas propicias, los prejuicios morales de siempre: el hombre promiscuo ensalzado como semental objeto de emulación frente a la libertina casquivana que al entregarse a los deleites de la carne se pierde el respeto a sí misma y se merece la censura implacable de las de su mismo sexo; la educación en igualdad diseñada en los proyectos escolares que se publicita fanfarronamente se estrella contra esa otra publicidad, verdaderamente abrumadora, que satura a todas horas todos los escaparates mediáticos, en los que es la norma el estereotipo de mujer florero al tiempo que apenas si se vislumbra una alternativa crítica al mito del príncipe azul, fomentando de esta manera una malsana cultura de las relaciones de pareja, en la que se asume que caben naturalmente la posesión y los celos. Ante todo lo expuesto tiene sentido preguntarse si no será que la mujer aún no ha conseguido enfrentarse al espejo con el rostro totalmente limpio de maquillajes. Si no está todavía por hacer entre todos esa ética social (que no institucional) que finiquite la caduca moral que aún –reconozcámoslo o no– define nuestras actitudes y (pre)juicios, que son los que determinan de verdad las conductas que entretejen la intrahistoria de nuestra sociedad actual.

Francesca Woodman, Desnuda frente al espejo

Francesca Woodman, Desnuda frente al espejo

Decía la protagonista de Te doy mis ojos, la magnífica película de Icíar Bollaín sobre el maltrato de género, cuando ya había conseguido romper la cadena conyugal al fin, después de un terrorífico calvario plagado de humillaciones: “tengo que verme; no sé quién soy”. Es responsabilidad de la comunidad crear las condiciones efectivas para que cada mujer pueda averiguar quién es y que tenga la oportunidad de elegir quién quiere ser. Entonces, y sólo entonces, podremos decir que hacemos auténticamente nuestras las palabras del poema escrito por el libertario pensador Agustín García Calvo, luego convertido en hermosa canción por Amancio Prada, y que reza así: ”Libre te quiero…Pero no mía, ni de Dios, ni de nadie…”.

Anuncios

4 pensamientos en “No mía

  1. Inma Gutiérrez López (@InmaGut)

    Estaba un poco asustada a priori con el contenido del artículo y no he descubierto en él nada que me permita polemizar (tan solo que se deslice la idea “contorsionismo lingüístico” como vinculada al muchas veces posible lenguaje inclusivo). Pero sí que me pregunto si hacemos algo raro algunas mujeres cuando seguimos reivindicando nuestras necesidades como colectivo. O qué hay detrás del temor a nuestras reacciones ante la palabra que invita a la reflexión en hombres razonables, ilustrados y empáticos. Creo que esa desconfianza que a veces tiñe nuestras relaciones (hablo siempre de la que puede instalarse entre los que quieren entenderse) es un obstáculo que debíamos empeñarnos en derribar. Como lo es, y aún más insalvable, la propia misoginia entre mujeres, una violencia que, al menos yo, reconozco en mí misma y en algunas de las mujeres que me rodean, y que nos hace capaces de convertirnos en nuestras peores enemigas. Hace muy poco que me han descubierto el concepto “sororidad” (si el español hubiera desarrollado su heterónimo para “hermano”, como el francés con su “frère et soeur”, el italiano con su “fratello e sorella” o el inglés con su “brother and sister”, podríamos crear el correspondiente femenino a “hermandad” como el inglés ha hecho con su “sisterhood”), la idea de la solidaridad entre mujeres. Una de sus aportaciones es dar a conocer las de las mujeres para construir la valoración no sólo de la condición humana sino de sus hechos. Sin desmontar la misoginia femenina, seguiremos poniéndonos trabas entre nosotras y será difícil lograr la sinergia entre mujeres diferentes que reconocemos que la diversidad es un valor positivo y que debemos unirnos para universalizar los derechos de las mujeres en el mundo. He abierto en Facebook un grupo (https://www.facebook.com/groups/767906193287056/) para visualizar a todas esas escritoras, pintoras, fotógrafas, músicas cuya obra ha conseguido sobrevivir a las enormes trabas que a lo largo de la historia se han puesto a las mujeres que no querían acomodarse a lo que se esperaba de ellas . Hay ya cosas muy interesantes; pero me lo pensé: me retraigo a la hora de utilizar un lenguaje abiertamente feminista (¡qué trabajico me está costando no poner sujeto, no escribir “patriarcado”!) y de abanderar actitudes que puedan resultar en exceso beligerantes: todavía pesa la educación que nos invita a ser discretas, a no alzar la voz, a no protestar, a comprender a quien nos sigue obligando a ser discretas, a no alzar la voz, a no protestar, a comprender a quien…

    Me gusta

    Responder
    1. José María Agüera Lorente

      Seguramente en este momento de la historia por la consecución de la plena y efectiva igualdad de las mujeres, sea menester un proceso de revisión de los planteamientos feministas, redefiniendo sus principios y haciendo de la autocrítica un elemento decisivo de su renovación. Entiendo que para que esa autocrítica sea lúcida ha de hacerse desde el conocimiento que sólo puede ser útil si está libre de la toxicidad del resentimiento y la animadversión. Quiero decir que una mujer es una mujer, y un hombre es un hombre. Y hemos de saber bien desde ambos sexos qué representa una condición y la otra. Seguramente así reduciríamos tensiones y conflictos. En este sentido se me ocurre lo que me parece una obviedad; disfrutemos del encuentro en lo común y respetemos la diferencia sin tratar de imponer patrones de un determinado sexo sobre el otro desde la creencia de una superioridad prejuiciosa.
      Otra dimensión clave en las complejas relaciones entre los sexos, por supuesto, es la moral, que tiene que mutar, pues es una fuente crónica de conductas incompatibles con la inteligencia, La inercia de las creencias tradicionales es arrolladora; por tanto, hay que oponerle toda la fuerza de voluntad de quienes somos conscientes de su turbia influencia.

      Me gusta

      Responder
  2. Joaquín Medina

    Leyendo el texto escrito por Chema y con el que, básicamente , estoy de acuerdo, (¡no podía ser de otra manera!), me llamó la atención el que cuando hacía alusión al bellísimo poema de Agustín García Calvo musicado por Amancio Prada ( hay , por cierto , una versión a mi juicio espléndida de María Jiménez) y citaba su final, “Libre te quiero…ni de Dios ni de nadie” olvidaba que el poema realmente termina con un “…ni tuya siquiera” que da bastante que pensar.

    Cuando posteriormente Inma añadió un comentario al escrito original, también de lectura muy provechosa, en el que hablaba de la falta de empatía y sinergia entre las propias mujeres y de cómo echaba de menos la aplicación real de ese nuevo término, sororidad, que decía desconocer, pensé que podía haber cierta relación entre ambos comentarios.

    Ciertamente el papel de la mujer evoluciona de manera positiva y la realidad actual dista mucho de la de hace pocas décadas y aún más de la que padecen en países de otras culturas, aunque es también cierto que los vaivenes políticos a los que en España estamos tan acostumbrados provocan puntuales retrocesos, brecha salarial, legislación sobre aborto, participación en la vida política, económica y social, discriminación en el lenguaje, violencia de género, conciliación laboral, ley de dependencia…son claros ejemplos de todo ello… también es verdad que, como dice Chema, “la mujer ya tiene valedores institucionales” que, suponemos, sospechamos o sabemos , luchan por mejorar su situación.

    Puede que se acabe consiguiendo en un plazo más o menos largo la igualdad salarial, una legislación más humana, una mayor participación con cuotas o sin ellas, un lenguaje menos sexista y discriminatorio y, ojalá, la reducción absoluta del número de víctimas de la violencia machista…al fin y al cabo todo esto entra dentro de lo que podríamos calificar como políticamente correcto y hasta de “lo formal”…a cualquiera de nosotros nos daría vergüenza decir que no deseamos esos cambios, pero …querría decir eso que hemos llegado a la igualdad pretendida.

    Pienso que el problema presenta aristas mucho más cortantes y quizás una de ellas sea la propia percepción que de sí misma tiene la mujer, escribo lo anterior y me entra ya la duda de si existirá ese concepto de “la mujer”, es el problema de las generalizaciones.

    Habla Chema, en una expresión redonda, de que la mujer debe verse ante el espejo sin maquillaje, ¿lo hace?

    Pasado el día 8 de Marzo sigue uno sintiendo vergüenza ajena al ver cómo “la mujer” “celebra su día”….bailes de salón, recepciones y ágapes varios, carreras urbanas con indumentaria rosa, claveles rojos, actos festivos donde “el atractivo” radica en apreciar el gracioso contorsionismo, (éste no lingüístico), que ante mujeres realizan hombres en bañador, (“boys” los llaman, supongo que como prueba de modernidad))…
    Quizás también a partir de la media tarde y una vez celebrados los oportunos brindis por la mujer, se seguirá haciendo mención con toda la prosopeya y rimbombancia posible de la onomástica, se seguirá loando el papel de la mujer en programas de televisión tales como “Mujeres y hombres y viceversa”, “Quién quiere casarse con mi hijo”, “Gran Hermano”, “Sálvame” (¡ojo! ¡hay versión diaria y versión especial!)…en tertulias donde un periodista antaño progre, ¡con qué facilidad utilizamos ambos adjetivos!, llamará gorda a la política cuyas ideas no comparte…en espacios deportivos se repetirán hasta la saciedad cánticos que justifican pegar a una mujer porque era puta… los anuncios publicitarios seguirán mostrando a la mujer como objeto descaradamente sexual…en fin.

    Ciertamente también son muchas las mujeres que de manera consciente y diaria hacen de su trabajo y actitud una reivindicación continua, mujeres que ven en el 8 de marzo un dia de encuentro y conmemoración, de recuerdo agradecido a tantas que dejaron lo mejor de ellas mismas, la vida incluso, en una lucha contracorriente… no sólo contra una ideología machista y misógina dominante aún sino a veces, muchas veces, contra otras mujeres.

    Tal vez sea necesario que, como decía el poema, la mujer se libere de sí misma, que sea capaz de mirarse en el espejo con ojos libres de prejuicios, desnuda de todo ese maquillaje que la afea y le impide reconocerse en todo su valor.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. bibliotecalbc Autor de la entrada

      Me quito el cráneo, Joaquín. No así el maquillaje: ¡iremos por pasos! Completamente de acuerdo contigo en casi todo, también en lo de las reduccionistas generalizaciones (hace tiempo que el nombre oficial del 8 de marzo es el de Día Internacional de las Mujeres; no existe “La Mujer” como categoría abstracta y necesariamente reductora). Pero tampoco se trata de cargar las tintas en la culpa que las mujeres debemos advertir en nuestras actitudes, en nuestras aspiraciones, en nuestras todavía necesarias reivindicaciones…No olvidemos el peso de la cultura androcéntrica, de la educación que se nos ha inculcado y que, en parte, seguimos reproduciendo. Necesitamos mirarnos en el espejo. Juntos, si puede ser. Y las unas a la cara de las otras, sí; pero también que dejéis de mirarnos con suspicacia o condescendencia cuando no con abierta animadversión cuando creemos legítimo e indispensable seguir recordando, al menos un par de días al año, que estamos muy lejos de haber conseguido la igualdad, no ya efectiva sino pensada, sobre cuya necesidad nadie parece dudar.

      Me gusta

      Responder

¿Quieres dejar un comentario? Estamos deseando saber qué piensas....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s