Archivos Mensuales: junio 2017

Romeo y Julieta

Tres de las opiniones personales elaboradas por el alumnado de 2º de ESO sobre una de las lecturas realizadas en clase y que, junto con la adaptación de Don Quijote, demuestra por qué los clásicos son clásicos.

Noelia Flores Álvarez 2º A

Considero que el amor de Romeo y Julieta es bonito y trágico, se veian muy enamorados pese a la enemistad entre sus familias. Simplemente querian estar juntos y no les importaba nada ni nadie.

Al tener que irse Romeo no tenian demasiada comunicación, a pesar de lo que se seguian amando igual. En casos como este se ve que su amor iba pòr encima de todos los obstáculos, hasta de us familias en constante guerra.

Tambien pienso que el lenguaje del libro es muy culto. Me sorprendieron más las partes donde hablaba Julieta al ver que una chica de 14 años habla con esas palabras.

Por útimo comentar que el amor que se muestra en este libro no tiene nada que ver con el de la actualidad. Ahora no se ve ese tipo de amor tan puro y sincere, si no que se ha perdido mucha honestidad y lealtad.  Aquí se ve como el amor de Romeo y Julieta es único y luchado.

Sigue leyendo

Descanso

Con ternura, con paz, con inocencia,
con una blanda tristeza o el cansancio
que viene a ser un perro fiel que acariciamos,
estoy sentado en mi sillón y soy feliz,
y soy feliz
porque no siento la necesidad de pensar algo preciso.

Con una fatiga que no es un desengaño,
con un gozo que no alienta esperanzas,
estoy en mi sillón, y estoy
en algo que quizás sólo es amor.

Sé que floto
y nada me parece sin embargo indiferente;
sé que nada me alegra ni me duele
y que sin embargo todo me enternece;
sé que eso es el amor,
o que quizá solamente es un dulce cansancio;
sé que soy feliz
porque no siento la necesidad de pensar algo precis

Gabriel Celaya

Club de lectura: La última reseña

La editora del blog en el que aparecen los distintos artículos de nuestro Club de lectura me reconviene, cariñosamente eso sí, por lo abultado de mis reseñas. Me advierte de que una gran cantidad de palabras desanima a los lectores y que debiera centrarme en los datos más precisos y no dispersarme.

¿Cuál es la cantidad de palabras adecuadas para que una reseña “funcione”? –pregunto-. Unas cuatrocientas, a partir de ahí….

Antes de que me lo diga ella, replico que sí, que ya sé lo que quiere decirme…que va a recordarme aquella famosa frase de Boscán sobre lo bueno y lo breve. No tengo que explicarle la broma. Sí que le aclaro lo falsa que me ha sonado siempre aquella afirmación. De haber sido yo don Baltasar el aforismo habría sido otro: “lo bueno si breve, breve”… lo mismo le había gustado, palabra por palabra es más corto que el original suyo. Este neoaforismo mío me parece mucho más sincero y comprensible, al menos para los que no nos ha sido concedida la oportunidad de enlazar continuos momentos de esos que al bueno, aunque criticón en exceso, del jesuita aragonés debieron acumularse para reclamar mayor brevedad.

Y ahora me veo en un gran problema. Dado como soy al barroquismo literario y orgulloso como estaba de mis más de dos mil quinientas palabras por reseña debo ahora ajustarme a ese casi imperativo mandato cuando, para más inri, son dos los libros que para esta última sesión de lectura habíamos programado.

¡A ver qué hacemos!

La primera obra, Veinticuatro horas en la vida de una mujer, del prolífico escritor austríaco Stefan Zweig, del que conocíamos en el club su biografía del camaleónico político francés Fouché me ha llamado la atención por como a partir de un detalle nimio articula una novela escrita con gran limpieza, utilizando una prosa depurada y precisa que sin embargo no cae en la frialdad y se ajusta al tempo pasional y de arrebatadora irracionalidad que va creándose.

La segunda es El labrador de más aire, una de las obras teatrales de Miguel Hernández que mezcla a partes iguales romanticismo y enfrentamiento social, constituye un compendio de la poesía hernandiana. Himnos, pasiones, amores y arengas se mezclan en un drama social con hallazgos poéticos “pocas flores, mayo, diste a mi vergel” pero también algún ripio. Prefiero al oriolano “umbrío por la pena casi bruno”.

¡Cuatrocientas!

Joaquín Medina Ferrer

We have something to tell you (exposiciones orales en inglés)

El alumnado de 2º y 3º de ESO asistió durante dos sesiones del miércoles y el jueves a una selección de las mejores exposiciones orales que se han realizado a lo largo del curso.

Los temas han sido de lo más variados y nuestros oradores han hecho gala de sus progresos en el registro más formal del inglés.

¡Enhorabuena a todos!

Afán, de Marta Rodríguez Camacho (Relato ganador de la categoría B)

Publicamos el excelente relato de Marta, quizás el relevo de Alicia Giménez Bartlett o la Dolores Redondo granadina. La foto que ilustra la entrada, que tan bien consigue transmitirnos el placer de la lectura, es de Andrea Cañizares, alumna de 2º de ESO B y es otro de los acccésit del concurso de fotografía.

Esperamos que lo disfrutéis.

detectives-privados-madrid

“El inspector Xavier Sants era un hombre alto y fornido, de piel oscura y expresión feroz. Era fuerte y ágil casi por naturaleza, algo que lo hacía muy apto para su trabajo. Pero si poseía una cualidad que destacara por encima de las demás, era la inteligencia. En sus ojos negros y su media sonrisa condescendiente se reflejaba su astucia, y esa confianza del que se sabe dotado con algo especial. Sants tenía la plusmarca de malhechores llevados a la cárcel. Nadie sabía cómo lo hacía, pero ello le había valido la fama del mejor policía del cuerpo. Sin embargo, no faltaban los detractores que sugerían que sus métodos no eran del todo limpios, que ni siquiera la mitad de los que acaban entre rejas eran culpables de algún crimen, y que Xavier tenía más de delincuente que de agente. Estas acusaciones venían, sin duda, provocadas por la gran incógnita que envolvía al hombre. Poco se sabía de su pasado o de su presente fuera del trabajo. Para todos, Xavier Sants era el detective, y nada más. De una manera o de otra, nadie se quejaba, y él continuaba haciendo su trabajo.

Los recuerdos de la última noche en la que había recibido a María seguían frescos en su memoria. Había sido hacía una semana, aproximadamente. El reloj de su oficina marcaba las doce y media de la noche, pero Xavier seguía despierto en su salón, esperando. Había recibido una llamada, así que la visita de la mujer no era una sorpresa. Lo que sí despertaba su curiosidad era el motivo de su cita. Llevaban conociéndose ya varios años, y cuando ella venía a su casa, las veladas se pasaban en su habitación. Pero María le había advertido que en aquella ocasión sería ella la que contratase sus servicios.

Cuando sonó el timbre del apartamento, el detective se levantó, pasándose la mano por el pelo que llevaba peinado hacia atrás, y abrió la puerta. Dejó pasar a María y la guió hasta la sala de estar. Se acomodó en el sofá mientras observaba cómo la muchacha se quitaba su viejo abrigo y se sentaba en frente de él cruzando las piernas. No pasaron desapercibidos para él el olor a sexo y perfume barato, ni sus movimientos nerviosos. Sigue leyendo

Poemas para Gloria

Publicamos los dos poemas colectivos que nos faltaron, nuestro humilde homenaje a Gloria Fuertes : La infancia me suspiraba (1ºB) y El tiempo (1ºC).

La infancia me suspiraba

1ºB

 

La infancia que perdí en un columpio que yo solo

movía mientras otros niños jugaban a mi alrededor.

Mi mundo de colores se transformó en una travesía amarga.

Mi barco de papel se hundió

En un océano de tristeza.

Una tormenta cargada de insultos y dolor,

Borró el arcoíris de mi cielo.

Un arcoiris de colores grises

Invadió mi universo

Como una niebla de desesperación

Que cegó mis sonrisas.

Sonrisa que se perdió en cada golpe

por no parecerme a los demás.

 

El tiempo

1º C

El tiempo acaba lo que empezó,

Pero algunas cosas las deja a medias.

No siempre hace el mejor final

Aunque siempre cumple con su destino.

 

El tiempo es la cadena del olvido,

Como un camino sin fin

Por donde corren los recuerdos

Que llevan a la nostalgia.

 

Como si nacieras de nuevo,

El tiempo te permite aprender de tus errores

Es el mejor maestro, a no ser que

Llegues tarde y la vida escape de ti.

 

El tiempo se alimenta de la vida,

Como los árboles de la lluvia y de

La tierra. Poco a poco sembramos el futuro.

Y recogemos restos del pasado.

 

La arena de nuestro reloj cae como

El agua de una cascada.

Como las nubes que empujan el viento

Avanzando un regreso imposible.

Concurso de relato (categoría A): El robledal

Publicamos el relato de Emilio López Brochard,  alumno de 1º de ESO B, que ha resultado ganador en la categoría A (ESO y PMAR). La fotografía que lo ilustra es de Paula Hurtado, alumna de 2º B, y es una de las que han conseguido uno de los tres accésit que el jurado ha determinado otorgar. Esperamos que lo disfrutéis:

El robledal

Emilio López Brochard

“Gustavo se preparaba para subir al coche cuando se acordó de su juguete preferido (un conejito de peluche al que Gustavo llamaba “Riot”). Gustavo salió corriendo del coche ya en marcha provocando que su padre diera un brusco frenazo. Recorrió velozmente los cinco metros que separaban el coche de la puerta de la casa. La abrió con fuerza y subió las escaleras de dos en dos. En una ocasión estuvo a punto de caerse, pero con un ágil movimiento siguió subiendo. Al llegar a la segunda planta giró a la izquierda y entró en su habitación. Estaba completamente a oscuras. Alzó la mirada y consiguió distinguir a Riot entre los libros de su colegio. Se subió a la cama y alcanzó al conejo con un pequeño salto. Salió corriendo de la casa con el peluche en las manos y se metió en el coche donde lo esperaba su padre. Gustavo se dio cuenta de que le miraba fijamente con cara de pocos amigos. Acto seguido su padre se irguió y volvió a arrancar el motor del coche por segunda vez. Al salir del aparcamiento vio como su padre suspiraba. Esta era la tercera vez que tenían que mudarse en siete años. Gustavo pudo observar como los mozos de la mudanza entraban y salían de la casa cargando cosas en un camión. El también estaba triste. Por séptima vez iba a dejar a sus amigos a un lado para conocer a otros. Para cuando el chico volvió de sus pensamientos a la vida real, ya habían recorrido una distancia de unas tres manzanas. Su nueva casa no estaba muy lejos de la que estaban dejando atrás, pero si lo suficiente como para cambiar de colegio y de pueblo. Un cuarto de hora después estaban plantados delante de la nueva casa. Era bastante más grande que la antigua. No obstante, se situaba en un pequeño pueblo en mitad de la nada. El pueblo tenía un nombre francés “Exideuil”. Gustavo entró con ganas a la casa para ver como era. El padre no tan entusiasmado, prefirió quedarse en la entrada, esperando a los mozos de la mudanza. La casa era inmensa, incluso más grande de lo que parecía, pero lo que más le gustó al chico fue el jardín. Era como medio campo de fútbol, solo que tenía arboles e incluso consiguió distinguir a lo lejos un pequeño río con un banco de madera al lado. El chico no lo dudo y echó a correr por el jardín. También fue arbusto por arbusto oliendo sus flores. De repente Gustavo sintió como si alguien le hubiera clavado en la espalda algún tipo de objeto punzante y casi sin poder evitarlo pegó un chillido. Su padre alarmado bajo al jardín corriendo. Vio a Gustavo corriendo por el jardín y sin parar de gritar. El padre se acerco al chico y le preguntó que qué le ocurría. El chico le respondió señalándose la espalda de forma inquieta. El padre le levantó la camisa y vio a una pequeña avispa arremetiendo contra la espalda del muchacho. Sin pensarlo dos veces la aparto del cuerpo del chico y le dijo que le acompañara.

Nada más llegar el primer mozo de carga le preguntó por la pomada para las avispas. El hombre le dijo que no tenía ni idea de donde podría estar. Poco después se acercó una mujer ofreciéndole una pomada al padre. El muy agradecido la cogió y se la echo al chico. Los dos le dieron las gracias y la mujer dio media vuelta y se marchó por donde había venido.

Conforme los mozos de carga iban llegando, pusieron las cosas donde le ordenaban el padre y el hijo. Cuatro horas después las personas que los habían ayudado a transportar todo y a colocarlo donde querían en su nueva casa, se marchaban de vuelta a su antiguo pueblo. Tanto padre como hijo se quedaron solos.

Ya se iba haciendo de noche así que el padre entró en casa a preparar la cena mientras que Gustavo miraba al horizonte en el porche. Sin poder evitarlo sonrió pensando que le esperaban cosas muy buenas. Durante la cena el padre le comento a Gustavo que el próximo fin de semana irían de pesca a un lago cercano a Exideuil. También comentaron la vuelta al colegio, donde el muchacho conocería a gente nueva. Gustavo se fue a la cama a las nueve y media, sin embargo, no pudo dormir en toda la noche.

A la mañana siguiente su padre encontró a su hijo despierto, con los ojos rojos y apretando con todas sus fuerzas a Riot. Este se sentó en la cama y Gustavo giró poco a poco la cabeza hasta que los dos miradas se cruzaron. Acto seguido el chico parpadeo varias veces y empezó a levantarse. El muchacho estaba agotado, y no tenía ganas de ir al cole, pero sabia que no podía faltar el primer día de clase. Su padre bajo con él a la cocina y allí desayunaron los dos juntos. A pesar de que Exideuil era un pueblo bastante pequeño había un gran colegio con grandes clases y con un laboratorio para ciencias. Gustavo quedó impresionado por el colegio, ya que pensaba que sería mucho más rura, o que incluso lo recogería un autobús que lo llevara a un pueblo cercano más grande donde hubiera un colegio.

Su maestra se llamaba Alejandra. Eso era todo lo que sabía Gustavo sobre su nueva tutora. De repente la puerta del final se abrió con fuerza sobresaltando a toda la clase. Tranquilamente la mujer se sentó en su silla y nos dio la bienvenida a todos. A Gustavo le resultaba familiar su cara. Como si la hubiera visto hace poco. Alejandra movió lentamente la cabeza de derecha a izquierda, pero antes de terminar se quedó mirando fijamente a Gustavo. Entonces el chico la reconoció al instante. Alejandra empezó a sonreír y siguió observando al resto de la clase.

El padre del muchacho le preguntó que como le había ido su primer día de clase. Este le contestó que genial, había conocido a su primer amigo (Fred) y ya eran inseparables. Gustavo le preguntó a su padre si mañana podía volver de camino con su nuevo amigo. Le dijo que tenían que ir por un sitio diferente que era un poquito más largo que el camino que el cogía para volver a casa. El padre aceptó con la condición de que volviera antes de las tres en punto.

Gustavo siguió a Fred hasta su casa. El chico, junto con su nuevo amigo, tuvieron que adentrarse en un robledal que estaba al lado del colegio. Al muchacho le llamó mucho la atención el lugar donde vivía Fred. Vio que había varias casas pero nada más. Parecía un lugar tranquilo.

Cuando llegaron a la casa de Fred, este le ofreció un mapa a Gustavo. No obstante este lo rechazo diciendo que podía volver solo a su casa sin la ayuda de nadie ni de nada. El chico miró su reloj y se sobresaltó al ver la hora que era. Con prisa se despidió de Fred y salió corriendo por donde su amigo y él habían venido.

Lo único que recordaba Gustavo a la mañana siguiente era que se había perdido en un bosque con muchos robles. De repente el chico abrió sus ojos como nunca antes lo había hecho, y pudo contemplar que… ¡seguía perdido!, y no tenía ni idea de donde estaba. Pasó horas intentando buscar una salida, pero sus esfuerzos fueron en vano.

Ya eran las dos y media de la tarde y Gustavo estaba hambriento y también sediento. Siguió caminando a duras penas.

El padre del chico estaba hecho polvo. No encontraba a Gustavo por ninguna parte. Hasta incluso intentó ir a la escuela para hablar con el amigo de su hijo, pero no lo encontró. La policía había realizado una campaña para ayudarlos a encontrarlo. Ya eran las siete de la tarde y el padre seguía sin tener noticias de nada.

Sediento, solo, perdido, hambriento. Así se encontraba Gustavo. En varias ocasiones le pareció oír un riachuelo, pero siempre era parte de su imaginación. Estaba totalmente desorientado. No lograba saber donde estaba. Desde hace horas a dejado de buscar la salida del robledal para encontrar alguna de las casas que vio en su estancia con Fred.

El padre vio un chico y lo reconoció al momento gracias a la foto que le dieron los policías.

-¡Fred! gritó entre sollozos.

El chico se acerco corriendo para averiguar que era lo que ocurría.

-¡Por fin!, ¡Por fin te encuentro!

-¿Me conoce? -preguntó el chico desconcertado.

-¡Dónde esta mi hijo! -exclamó eufórico.

-¿Su hijo?, ¿quién es su hijo? -volvió a preguntar desconcertado.

-¡Gustavo!, ¡mi hijo Gustavo!, ¡dónde está! -dijo el padre cada vez más desesperado.

Fred se quedó petrificado. Su amigo se había perdido, y se imaginó donde.

Gustavo se encontraba tirado en el suelo, con los ojos entreabiertos mirando al horizonte.

-Otra vez no -dijo.

De fondo se escuchaba un ligero sonido. Un sonido como de agua.

-Otra vez no -repitió.

Se levantó de mala gana y giró la cabeza hacia el origen del sonido. Sin previo aviso Gustavo se levanto de un brinco. Corrió como nunca antes lo había hecho. Se arrodillo. Lo primero que hizo fue llorar de alegría, después fue hundir las manos en el agua y limpiarse toda la suciedad de la cara. El chico bebió durante minutos sin despegar la boca del pequeño río. Había conseguido encontrar agua. Estaba feliz hasta que recordó que por mucha agua que tuviera, seguía perdido. Entonces, entonces fue cuando escucho la voz más bonita de todas. Era su padre, y por lo que parecía no iba solo. Había como otras cuarenta personas pronunciando su nombre. El chico gritó todo lo que pudo, sin embargo no obtenía ni la más mínima articulación. Poco a poco pudo oír como las voces se iban acercando, hasta llegado el momento en que incluso… ¡podía ver su padre!

Llorando corrió hacia su padre, y este debió de haberlo visto también, porque hacía exactamente lo mismo.

Eran las siete de la tarde y Gustavo ya estaba en casa. Su padre había preparado una cena a lo grande en el jardín donde invitó a todo el mundo que le había ayudado a encontrar a su hijo.

Esa fue la historia de como padre e hijo empezaron una nueva vida, en una nueva casa, en un nuevo pueblo.