Archivos Mensuales: noviembre 2018

Las kenningar

Para familiarizar a mi alumnado con los recursos literarios y enriquecer su forma de aproximarse a la poesía (muerte a la rima “corazón con salchichón”) hace años que les propongo una actividad a partir de las composiciones vikingas que estudió el nunca suficientemente venerado por mí Jorge Luis Borges.

Dinamarca

Los bardos vikingos desarrollaron una poesía oral donde un objeto cotidiano era sustituido por una metáfora. En el poema, se omitían esos sustantivos y directamente se recitaban las metáforas, las sustituciones. Quedaba así una poesía más allá de la realidad, muy vanguardista y deslumbrante. Por ejemplo:

la espada era el rayo de la muerte
el viento, el lobo del mástil
el corazón, la fuente de sangre
la poesía, la cerveza de Odín.

Ensayemos un poema vikingo tradicional con estos ejemplos:

Los vikingos elevan sus corazones al aire
y empuñan las espadas al viento.
Cuando vuelven tras la batalla,
se reúnen para escuchar poesía.

*********

Que queda tras las sustituciones:

Los vikingos elevan sus fuentes de sangre al aire
y empuñan los rayos de la muerte al lobo del mástil.
Cuando vuelven tras la batalla,
se reúnen para escuchar la cerveza de Odín.

****

Os dejamos algunos ejemplos modernizados siguiendo el mismo procedimiento:

A los ojos de las paredes me asomo,
para percibir la paleta de colores ocres
¡Despiertan mis sentidos!
Veo las escamas de los árboles danzar en la batalla sin rumbo.
Huelo el aliento húmedo
que me ofrecen los gigantes del camino.
Paula Albusac 1º Bach A

**********

El motor de la ciudad inunda las rías de felicidad
admirando la belleza de la tierra musulmana.
El corazón helado enfriando el calor del fuego del cielo
y la reina mora vigilando desde lo alto
el encanto de la joya nazarí.
El almíbar de Granada a su paso endulzando
el esplendor de la ciudad de la Alhambra.
Ana Huertas 1º Bach A

 

 

 

 

Anuncios

Microrrelatos contra la violencia machista (IV)

16

Un día como otro

Es un día como otro, son las ocho y estoy de regreso a mi casa.

Todo va bien, como siempre, hasta que siento una sombra detrás de mí, cada vez más cerca.

Alguien me toca el hombro con fuerza haciendo que pare.

Presiento algo y no es bueno, y así es.

Son las once y ahí estoy, sintiendo como algo en mí se apaga.

Chica de dieciséis años violada y asesinada en Ogíjares”.

Aparece en las noticias, soy yo.

Lástima no poder contar a mi familia que lo intenté todo para escapar de aquel infierno.

Celeste Pérez Olmedo

17

Otro día más

Íbamos paseando cogidos de la mano como solíamos hacer siempre. Me sentía tan bien cuando me miraba sonriendo y me decía cuanto me quería y lo guapa que estaba con ese vestido azul…

De repente me despertó el sonido de la puerta. Era él, y otro día más estaba borracho. Me tapé lo más rápido que pude con las sábanas y con la esperanza de que no me viera ni escuchara, pero cada vez, escuchaba sus pasos más cerca. El pánico se apoderaba otra vez de mi cuerpo.

Lucía Rivas González 1ºBTO B

18

Verdad

¿Tú puedes decir que me amas?

Pero si por culpa tuya lloro lágrimas rojas todos los días.

¿Y tú me amas?, no sé.

Pero quiero decirte que este ojo morado,

no te mira como antes.

Jairo Gil Ros

19

Vuestra vida, desde que te conoció, nunca más fue suya. En el suelo, estaba caída… Un nuevo caso ha tenido lugar en esta avenida.

El juró y nunca cumplió. Ella habló y no regresó.

Ana Segovia Vega 1º Bach B

20

Voluntad

  • ¡No quiero volver a verte con ese maldito chico nunca!

  • Pero… ¡que es mi amigo!, ¿qué te pasa con él?

  • ¡Te ha dado un beso en la mejilla y tú se lo has devuelto! ¡Como te vuelva a ver con él te vas a arrepentir muchísimo!

  • ¿Quién te crees tú amenazándome de esta forma?

  • Yo solo te estoy protegiendo, cariño.

  • ¿Tú? ¿Protegiéndome? Estás muy equivocado, siempre quieres que esté solamente contigo y con nadie más, aparte de que no paras de cotillear mi móvil y espiándome por donde vaya.

  • Pero…

  • No digas una palabra más, ¡basta de manipulaciones o terminamos!

  • Daniel Martín Peralta 1º Bach D

Microrrelatos contra la violencia machista (III)

11

Solo para mí

Serás sólo para mí”, me dijo Javier un día de primavera, en ese momento mi corazón se hinchó de alegría e ilusión, pero lo que no sabía era que esa frase era un presentimiento de lo que me esperaba en el futuro.

Hoy es el primer día de instituto, y en medio del recreo, rodeada de gente, me siento sola, él se encargó de ello y me aisló del mundo.

Ruth una compañera se acerca y me anima a unirme a su grupo, mis lágrimas brotan, y a cada lágrima que cae, soy consciente de que ya no puedo seguir así.

MARÍA RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ 1º BACHILLERATO- GRUPO B

12

Había olvidado esta sensación, respirar aire puro sin tener que acumularlo en la recámara, por si no lo volvía a capturar jamás. Es como cuando te sitúas en medio de una pradera sin horizontes, pudiendo correr kilómetros y kilómetros, siendo libre.

Pero dura poco, las heridas aún tardan en curar, creía que una vez fuera de su punto de mira, todo sería crecer y avanzar. Eso creía, sigo viéndome borrosa cada vez que me miro en el reflejo del mar. Siento que cada ola arranca todo de mí, para devolvérmelo camuflado en una realidad sin tapujos, mostrando la desnudez impura de mi cuerpo.

Porque a veces, la bestia acaba formando parte de nosotras.

Lucía Fructuoso Tébar 2º Bachillerato C

13

Y tras dos años de juicios por fin puedo respirar tranquila, ya se acabaron las amenazas y las órdenes de alejamiento, ya se acabó una vida para dar paso a una mejor y con mas valentía. Se acabó el estar callada. Me toca poder disfrutar de nuevo junto a personas y no monstruos, me toca ser yo misma.

Alejandro Polo

14

El frío de un silencio

Un nuevo día comenzó para Aitana, un día lleno de alegría y resplandor. Esa mañana tenía algo diferente que cambió su ánimo, su hijo Jack se despertó llorando, angustioso, su mirada transmitía miedo, fue cuando se dio cuenta que su marido no llegó a casa esa noche , pocos minutos después un silencio espeso atrapó su alma, ella temía lo peor, sabía lo que pocos segundos después ocurriría, llegó Alex su marido, y sí, llegó tomado, todo se volvió muy callado, Jack no lloraba, no se oía nada, un frío silencio se apoderó de aquella casa.

Alicia Peláez González 1º Bach

15

Él me quiere.

Él me quiere, si no le gusta que vaya con mis amigas, es porque son una mala influencia para mí.

Él me quiere, no se le puede culpar de que haya dejado mi carrera, simplemente no valgo para estudiar y me lo hizo ver.

Él me quiere, es normal que tenga las claves de mi móvil y mire mis mensajes porque hay muchos peligros en las redes sociales y quiere protegerme.

Él me quiere, lo sé porque como decía mi abuela: “quien bien te quiere te hará llorar.”

Él me quiere. Necesito que me quiera porque desde hace tiempo… no me quiero yo.

Diana Pérez Almagro, 1°Bach B

Para jóvenes promesas de la literatura

No desperdiciéis una oportunidad como esta, aprendices de la escritura. Tenéis el metro en la puerta y es viernes: ¡no tenéis excusa y sí mucho que ganar!
Si te gusta escribir (prosa o verso, relatos o un diario) y te gustaría compartir lo que escribes con otras personas de tu edad que también escriben, la Universidad de Granada te invita a acudir a estos Diálogos con la escritura. En ellos, además, te ofrece el asesoramiento de dos expertos, Andrea Villarrubia y Juan Mata, profesores de Literatura y escritores, que te orientarán y coordinarán las sesiones.

Reserva en programaeducativo@ugr.es

¿Sobre qué queréis debatir?

Intercalamos esta entrada en la secuencia de publicación de los microrrelatos para pediros a quienes habéis manifestado vuestra voluntad de participar en el torneo elijáis la pregunta sobre la que se desarrollará la fase de centro.

Cuatro de las opciones se relacionan directamente con el Plan de Igualdad y el proyecto Ecoescuela. Las otras dos versan sobre asuntos de interés, pero desvinculados de los planes.

¿Tenéis claro cuál os parece más interesante? Hacédnoslo saber en los comentarios.

MEDIO AMBIENTE:

¿Es la energía nuclear una respuesta energética válida?

¿Es factible la conservación del medio ambiente con los niveles de confort actual?

IGUALDAD:

¿Es necesario el feminismo en la sociedad actual?

¿Debemos cambiar nuestra forma de hablar para fomentar la igualdad de género?

OTRAS CUESTIONES POLÉMICAS:

¿Justifican las medidas de seguridad los sacrificios de derechos civiles?

¿Han favorecido positivamente las redes sociales en internet a la sociedad?

Microrrelatos contra la violencia machista (II)

6

Tras la tormenta sale el sol. Esa frase dejaría marcada a aquella chica de corazón herido y luchador. Aquella chica alegre y divertida volvió a la vida, más fuerte que nunca, después de tantos golpes por parte de aquel chico que creyó conocer. No fue fácil salir de aquella oscuridad disfrazada por los te quiero de aquel hombre. Ella salió a la calle para gritar: “Abrí los ojos, ya no me callarán. Que no vuelva a pasar, no estoy sola, sé que estáis conmigo.”

Paula López Martín 2º bachillerato A

7

Cuando por fin se cerró la puerta y reinó el silencio,se apagó la bombilla que nunca estuvo encendida.

Fui yo quien creó la oscuridad, en ella ya no me sentia perdida.


Daniel Sánchez Martínez 1°Bach B

8

Recuerdos

Desde la cornisa de lo alto del piso nuestra protagonista se lanzó sin más miramiento cansada de la vida dura, de los hombres y de los maltratos. Mientras caía con la mirada cerrada, pero a su vez con lágrimas en ella, empezó a recordar su vida desde que era pequeña hasta ese momento, cada momento de humillación, dolor, sufrimiento y espanto todo eso que le llevó a ese momento. Pero también recordó los buenos momentos con sus amigos y familia que conseguían alegrarla cada día pero se dio cuenta tarde, ya no podrá disfrutar de esos momentos otra vez.

Daniel Pérez Delgado 1ºBTO B

9

Pesadillas

Siempre que dormía tenía sueños que la atormentaban, pero lo que de verdad le daba miedo venía cuando se despertaba.

Jesús Morente Chaves 1º Bach B

10

¿Cara o cruz?

– Cara, respondí. Y salió cruz.

Al día siguiente ella ya no estaba, y la moneda estaba del revés.

Sergio Morente Chaves1º Bach B

Microrrelatos contra la violencia machista

Iniciamos la publicación de los microrrelatos participantes en el certamen de Microrrelatos contra la violencia machista. Lo haremos de cinco en cinco y estaría muy bien leer vuestras opiniones sobre lo que vuestras compañeras y compañearos han escrito. Esperamos que disfrutéis de la lectura.

1

Déjame bailar

Me recoloqué el vestido, me ajusté el moño y terminé de pintarme los labios. Fui al escenario. Entre las cortinas estaba él, tan fascinante como siempre. Comenzó a sonar “Paradise” de Coldplay. Mis pies empezaron a reflejar la música. El público clamaba cuando los focos me deslumbraban. Entonces entró él, moviendo los brazos sinuosamente. “Chandelier” de Sia se escuchaba de fondo. Mi cuerpo bailaba rápido y exagerado junto a mi pareja. Él me cogió elevándome en el aire pero no me soltó. Intente seguir mi coreografía, aunque sus manos me lo impedían. El público y las luces desaparecieron. Me detuve. Ya no había aplausos ¿por qué? No lo entendía. Él me miró, sonrió y sin dejar de cogerme, hizo que siguiese bailando.

Marta Jiménez Piñero 2º Bach A

2

El pestillo concluye su segunda vuelta y el suspiro comienza.

En ese momento le pasa por la cabeza la vida y sus ojos. Todo lo trivial y ameno. Las cosas simples. Los pequeños placeres que solían darle la felicidad. Un breve paseo, un mal chiste, una sutil carcajada. Todo prostituido por añoranza, tiempo perdido, muerte en vida. Habitando con desconsuelo un fracaso que tan solo es maquillado por los momentos de soledad en que se puede engañar a si misma.

Eso pasa por la cabeza de la víctima de un suspiro melancólico, infeliz y nostálgico.

Rodrigo Sanz Fernández 2º Bach A

4

La real valentía

Se encontraba de regreso a casa, y cuanto menor era el trayecto restante, mayor era su miedo y nervios. Abrió la puerta, y tras ella estaba esperando su temida pareja,la cuál le hacía tal acoso que le daba palizas, como ocurrió ese día. Tras su actuación amenazó a la mujer que peor sería si avisaba a alguien de lo ocurrido. Sin embargo, esta vez no fue como las anteriores. La mujer malherida marcó las tres teclas que pueden cambiar una vida. 

He aquí la real valentía.

Mario Ramos Benavente 1º Bachillerato B

5

No sé. Siempre un espejo, una danza de silencio, un círculo , una rutina, un respirar sin aliento.

No sé en qué lugar estoy porque sólo veo mi reflejo , mi cara llena de tinta , una mueca escalofriante, la duda y la incertidumbre…

No sé. No sé que puente busco si al pestañear desaparece, ¿será mi miedo mi inseguridad y mi silencio? ¿Habré nacido para esto?

Me siento esclava en mis movimientos. Este habría sido mi deseo, una cuerda de amor.

No sé por qué siempre miro al mismo espejo , a mi círculo, a un respirar sin aliento.

Ruth Yi Hita 2º Bach C