Versos con falda: Louise Labé

Louise Labé (1525-1566)

SONETO XVIII

Baise m’encor, rebaise moy et baise:
Donne m’en un de tes plus savoureus,
Donne m’en un de tes plus amoureus:
Je t’en rendray quatre plus chaus que braise

Las, te plains-tu? ça que ce doux mal j’apaise,
En t’en donnant dix autres doucereus.
Ainsi meslans nos baisers tant heureus
Jouissons nous l’un de l’autre à notre aise.

Lors double vie à chacun en suivra.
Chacun en soy et son ami vivra.
Permets m’Amour penser quelque folie:

Tousjours suis mal, vivant discrettement
Et ne me puis donner contentement,
Si hors de moy ne fay quelque saillie.

 
SONETO XVIII
   
Bésame una vez más, vuelve a besarme y bésame
dame uno de tus besos más sabrosos
dame uno de los más cariñosos
y yo te devolveré cuatro ardientes como brasas

Ah, ¿te quejas? Ven que calmaré ese mal
dándote otros diez muy dulces
Así, mezclados nuestros besos, tan felices
gocemos uno de otro a nuestro gusto

Así tendremos ambos doble vida
Cada uno de nosotros vivirá en sí y en el otro
Permíteme, amor mío, que piense alguna locura

Me siento siempre mal viviendo juiciosamente
y no me puedo sentir satisfecha
si no salgo alguna vez de mí misma

Louise Labé nació en Lyon entre 1520 y 1525. Su padre se preocupó de que recibiera una completa educación, cosa poco habitual en aquella época, y más tratándose de la hija de un cordelero, que omo heredera suya en el oficio, era llamada “la bella cordelera”. Aprendió latín, italiano, tal vez griego, sabía tocar el laúd y conocía todas las artes, incluso las de las armas, reservadas a los hombres. Desobedeciendo las prohibiciones, se vestía como los hombres para montar a caballo, pero también es la única lionesa de su tiempo que llegó a publicar, por privilegio concedido por el propio rey: veinticuatro sonetos, tres elegías y un ensayo llamado Debate de locura y amor. No nos extraña que mereciera los elogios de Rilke.

Impresionan e imantan algunos de los arrebatados sonetos de Louise Labé, que, no sin razón, fue llamada “la Safo de Lyon” y “la ninfa del Ródano”. Tal vez Labé no haya existido nunca, tal vez sea solo una criatura literaria, un ente de ficción. Sí: tal vez. Pero no por ello dejará de seguir existiendo Louise Labé, esa gran voz de la literatura, esa pasión poética y carnal.“Poesía de primera categoría, de un lenguaje enormemente seductor y nada manierista, con referencias indirectas a Petrarca, e indisimulables a Catulo.”

Anuncios

¿Quieres dejar un comentario? Estamos deseando saber qué piensas....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s