Archivo de la categoría: Actividades

Entrega de premios “Cuéntamelo II”

Emoción. Esa es la palabra que define las sensaciones que esta mañana hemos experimentado durante la entrega de premios del II Certamen de relatos por la tolerancia, Cuéntamelo. En unas fechas en las que no es fácil encontrar tiempo ni casi fuerza para hacer ni un poquito más que lo que nos exige el final del trimestre, hemos aunado esfuerzos para reflexionar y para empezar a crear, por medio de la música y de las palabras, un mundo mejor en el que vivir.

El acto ha sido muy sencillo. Por desgracia, el salón de actos de la Casa García de Viedma ha sido testigo del tristísimo minuto de silencio que hemos guardado en memoria de Laura Luelmo, la joven profesora asesinada en Huelva.

Después, profes, alumnas y alumnos y quienes en el Ayuntamiento de Armilla desempeñan la hermosa e imprescindible tarea de contribuir con la educación a hacer de la nuestra una sociedad mejor hemos asistido a la entrega de premios y a la lectura de los dos relatos ganadores. El desgarrador rap de Jakob, la versión de Contamíname de Vanessa Moreno y Victoria Rosales y la interpretación de Imagine con la que Rafael Rivero Castillo (también autor del relato ganador en la categoría de primer ciclo de ESO) han contribuido a hacer del momento que hemos compartido la perfecta antesala de la esperanza.

Os invitamos a leer el relato de Rafa y a escuchar el tema de Jakob.. En breve publicaremos el otro relato ganador, así como los que se han alzado con los segundos y terceros premios.

Tan iguales y tan diferentes

Estoy tan nervioso que no sé si voy a poder dormir. En un par de horas mi madre va a entrar en mi cuarto a decirme que ya es la hora y comenzará nuestra gran aventura: las Olimpiadas en Khamlia.

Desde que a nuestro entrenador se le ocurrió la idea, llevamos meses planeando cada detalle de este viaje, viendo las personas que finalmente vamos a ir, el itinerario de cada día, hoteles en los que nos alojaremos, pruebas que haríamos en Khamlia y cada pequeña parte de este maravilloso viaje…Era un sueño hecho realidad… ¡y comenzaba ya!

A las dos de la mañana fuimos hasta el Polideportivo de Armilla porque desde ahí partía el autobús. Desde mi asiento se veía todo muy diferente a como lo suelo ver los días en los que voy a entrenar, estaba tan nervioso… Una vez montados en el autobús decidí no dormir y dedicarme a conocer a mis compañeros de viaje. Algunos eran atletas de mi club, pero también algunos viajaban con familia y amigos, por lo que conocí mucha gente nueva. En total éramos cuarenta y cuatro personas de distintas edades, desde un bebé a una abuela, aunque muchos eran de mi misma edad o de la de mis hermanos.

Algunos decían que viajaban porque querían conocer Marruecos y otros competirían conmigo en Khamlia. En cuatro horas llegamos hasta Tarifa y desde allí cogimos el barco. Me sorprendió lo cerca que estaban España y Marruecos, pensé en lo cerca y lo lejos que nos encontrábamos mientras observaba los delfines que nos acompañaban en nuestra aventura. Fueron tan solo dos horas para recorrer los catorce kilómetros que nos separaban de nuestro destino.

El barco nos dejo en Tánger y de ahí nos fuimos a Chaouen, llamada la ciudad azul. Chaouen es una ciudad laberíntica, recorrimos sus calles azules con un bullicio muy especial de personas, animales y vehículos muy diversos. Supe que las casas de Chaouen se empezaron a pintar de azul cuando los árabes que vivían en Granada fueron expulsados tras la reconquista de los Reyes Católicos. El azul de sus casas los distinguía de los árabes que llevaban toda su vida en Marruecos, aunque ambos grupos convivían sin ningún problema. Aprovechamos el día para visitar su medina, comer cous-cous y conocer las tradiciones de su gente. Esa noche caímos todos rendidos, aún seguía nervioso, pero el cansancio era más grande.

A la mañana siguiente estábamos muy temprano en el autobús, nos esperaba Fez, una de las ciudades más pobladas de Marruecos con la segunda mezquita más grande del país, era una ciudad preciosa, aunque yo ya estaba ansioso por empezar la competición en Khamlia. Me dormí pensando en el desierto, hasta que a las cinco de la mañana me asusté porque escuche una voz que decía “ALAAAAA”, más tarde mis amigos bereberes me explicaron que era la llamada al rezo que hacía el imán de la mezquita.

Al día siguiente viajamos casi ocho horas, tenía el cuerpo entumecido de las horas quieto en mi asiento, hasta que detrás de una montaña, lo vi….

Poco a poco nos acercamos a un lugar mágico, lleno de una arena muy fina de un color naranja espectacular. Paramos en el pueblecito de Khamlia, y allí vi un montón de gente, casi todos negros con unos vistosos turbantes azules en la cabeza. Eran bereberes, algunos de ellos descendían de esclavos que cruzaron el desierto Erg Chebbi para ganarse su libertad. La mayoría de los habitantes de Khamlia no hablaban español, pero fue increíble cómo nos entendimos sin palabras. Nos invitaron a dar un paseo en dromedario y a cenar, una cena riquísima donde no faltó el té y pronto nos fuimos a nuestra jaima a dormir. ¡Al día siguiente teníamos que competir!

Me desperté muy temprano, los chicos del pueblo nos señalaban una gran duna que entendimos que debíamos escalar. Subimos con mucho esfuerzo, sin haber desayunado, para ver salir el sol. El espectáculo era maravilloso y aunque no se lo podíamos decir en su idioma, con la mirada lo supimos expresar. En lo alto de aquella duna naranja inmensa conocí a un chico de mi edad llamado Abdellah, con él me tocaba competir en las pruebas que tenía que hacer en las olimpiadas, ¡parecía muy rápido! y eso que solía ir sin zapatos… Abdellah y yo pasamos mucho tiempo juntos, teníamos que preparar las pruebas que íbamos a hacer, aunque sólo hablábamos palabras sueltas, nos hicimos muy amigos y dormimos en el mismo hotel.

¡Por fin era el día de la competición! En el desayuno ya noté que Abdellah estaba muy nervioso, le calmé un poco. Al fin y al cabo los dos íbamos a hacer la misma prueba, los mil metros lisos. Una hora más tarde estábamos en el estadio, la grada llena de gente aplaudía febrilmente.

Una vez en la línea de salida observé que algunos de los corredores no llevaban zapatillas, pero eso no era un obstáculo para hacer deporte, se les veía felices igualmente.

Una vez colocados el juez dijo: “Ready, set, go! Con todos mis nervios conseguí salir el primero junto a Abdellah. Creí que iba a ser una carrera muy larga, pero se me pasó volando, cuando quedaban pocos metros y por el rabillo del ojo vi que a mi lado corría Abdellah, si hubiera estado en otra competición yo hubiera intentado esprintar y ganar, pero decidí seguir al mismo ritmo y entrar cogido de la mano de Abdellah. Una vez que llegamos a la meta me abrazó, me quedé paralizado, pero lo que hice fue responderle igual. Más tarde nos subieron al pódium a los dos, aunque el verdadero trofeo fue su amistad y todo lo que me enseñó del pueblo bereber en esos días.

Me enseñó que aunque parecemos diferentes, somos más iguales de lo que creíamos; que el respeto a las personas es muy importante; que aunque no hablemos el mismo idioma, el lenguaje de la amistad es universal; que se puede ser feliz sin tantas cosas y, que lo que tenemos hay que cuidarlo, por ejemplo el agua, vital y muy valorada por su pueblo y que debería ser igual de importante para nosotros.

 

 

Anuncios

El eco del Olimpo

Las primeras noticias, en primicia, sobre dioses y héroes del Olimpo, elaboradas a partir de la lectura de Mitos griegos de Maria Angelidou (Vicens Vives) están llegando a nuestra redacción. Los intrépidos reporteros y las no menos avezadas reporteras de 1º de ESO D se han propuesto mantener informados a los lectores interesados en los dimes y diretes de la morada de los dioses. Esperamos que sean capaces de captar vuestro interés.

Os dejamos con dos interesantes noticias (la última hora del robo del fuego y una consecuencia inesperada de los devaneos de Apolo). ¡Seguiremos informando!

Todavía existe el 25N

¡Por fin! Aquí tenéis las rimas y la voz de Paula Puentes, de 1º de bachillerato C, indiscutible ganadora del concurso de rap con “Tu virtud”, tema en el que la calidad literaria se alía con su brillante y emotiva interpetación. ¡Enhorabuena, Paula!

También os ofrecemos los  microrrelatos ganadores y finalistas en las dos categorías convocadas. Después del ajustadísimo recuento de votos (8, 6, 5/ 6, 5, 3), el jurado ha decidido otorgar dos premios de cuatro entradas a las autoras de los dos microrrelatos ganadores y un premio de dos entradas a cada una de las finalistas (sí: son todas chicas, aunque ha habido participación masculina)

MICRORRELATO GANADOR ESO

Cargas emocionales

Soy un mueble, un mueble alto y estrecho. Mi dueño me compró y me prometió que iba a sentirme muy a gusto, pero realmente sólo me quería para decorar.

En mis cajones empezó a guardar cosas totalmente innecesarias, aunque entre ellas había alguna importante que no quería recordar. Empezó a echar peso sobre mis estantes, al principio no me costaba aguantarlo, pero llegó un momento en que se me combaron las láminas. El peso que tenía que soportar era enorme y no me correspondía aguantarlo a mí, pero no podía defenderme, era imposible, formaba parte de un mobiliario.

Alba Atienza Bargues 4º D

MICRORRELATOS FINALISTAS ESO

Soplemos valientes

Mi amiga me dijo que la selva la miraba con deseo, que le había prometido buena vida, que la iba a tratar muy bien, que no se iba a arrepentir, Y se adentró antes de que me diese cuenta.

La frondosidad hacia que penetrara más y más… y menos la veía yo. Él era más rápido y listo, pero nunca dejé de perseguir a mi compañera.

Ella corría o.. ¿Se la llevaban a la fuerza?. Se sentía comoda… antes de caer por el precipicio.

Cuando por fin la encontré, estaba rota, con grandes heridas que le había hecho la selva, pero ella insistía en que fue su culpa.

Solo me dijo que queria tener otra vez su voz, y yo solo le pedí que se cogiera a mis alas para recomponer todo el daño. Y juntas aprendimos a volar hasta convertirnos en un viento valiente, para poder despertar a cientos de vientos formando un huracán que tumbe a todas aquellas selvas.

Mª José Butgardón 4ºESO D

Eran las 3:00 de la madrugada cuando me despertó el timbre de la puerta .

Aturdida , salí de la cama intentando hacer el mínimo ruido posible y me acerque a la mirilla. No veía nada al otro lado de la puerta pero pisé un papel en el suelo . Mi mente se negaba a aceptar que me había encontrado , pero ese olor que desprendía el sobre hizo que mi corazón rompiera el silencio de la noche . Supe enseguida que mi pesadilla volvía a empezar de nuevo con aquel HOLA CARIÑO.

Caí desplomada al suelo…

Andrea Gutiérrez Ciobanu 1º ESO D

Y si habéis llegado hasta aquí, quizás os apetezca leer lo que algunos de los miembros del claustro se han atrevido a escribir. Una vez más, gracias a todo el mundo por la generosa participación. Está claro que hay custiones por las que merece la pena mojarse.

Profes del LBC contra la violencia machista

II Concurso de narrativa: Cuéntamelo

El Programa de Atención al Inmigrante y la Concejalía de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Armilla, el IES Luis Bueno Crespo y el IES Alba Longa convocan la segunda edición de “Cuéntamelo”, certamen de relatos que contribuyan a mejorar la convivencia intercultural de acuerdo con las siguientes

BASES

1. Podrán optar al premio todos los miembros del alumnado matriculado en cualquiera de los dos IES de la localidad de Armilla, con obras escritas en castellano, inéditas y que no hayan sido premiadas anteriormente en ningún otro concurso o presentadas a un premio por fallar en las mismas fechas. Sigue leyendo

Microrrelatos contra la violencia machista (y )

33

Una vida puesta en cartas

1 de noviembre

Querido Rayan:

Ya hace un mes desde que conseguiste tu nuevo trabajo. ¿Qué tal vas? Espero que puedas volver por el día alguna vez…

Buena suerte,

Kathy

19 de enero

Querido Rayan:

Que pena que no puedas responderme, aunque seguramente me escribirías su pudieras. ¿Cómo estás? Yo, estoy un poco enferma.

Tu esposa,

Kathy

7 de marzo

Querido Rayan:

Espero que te lo estés pasando genial. Yo estoy en el hospital y se me ha empezado a caer el pelo. Ojalá tengas tiempo para visitarme.

Un fuerte abrazo,

Kathy

5 de mayo

Querido Rayan:

Ya he perdido gran parte de mi cabello y sigo con los tratamientos. Espero que puedas venir a verme.

Hasta pronto,

Kathy

13 de junio

Querido Rayan:

Me ha vuelto a crecer el pelo y salí del hospital. Sé que no recibirás esto, pero ahora podemos estar juntos. Te veo, estás con las cartas que te envié, pero, por favor, no vuelvas a golpearte más, no soporto que digas que fuiste el peor marido del mundo.

Hasta siempre,

Kathy

Beatriz Gámiz Marchese 1ºD – ESO

34

Cargas emocionales

Soy un mueble, un mueble alto y estrecho. Mi dueño me compró y me prometió que iba a sentirme muy a gusto, pero realmente sólo me quería para decorar.

En mis cajones empezó a guardar cosas totalmente innecesarias, aunque entre ellas había alguna importante que no quería recordar. Empezó a echar peso sobre mis estantes, al principio no me costaba aguantarlo, pero llegó un momento en que se me combaron las láminas. El peso que tenía que soportar era enorme y no me correspondía aguantarlo a mí, pero no podía defenderme, era imposible, formaba parte de un mobiliario.

Alba Atienza Bargues 4º D

35

Para Juan:

Sé que últimamente esto ha sido un desastre. Yo sabía que no me amabas. Pero no hice caso a las personas que me advertían. Antes me querías pero cambiaste. Quien sabe por qué.

Ahora me pegas, me insultas…

Fui una tonta al enamorarme de ti, pero me demostraste tu amor. Ahora ya no.

Siempre me he sentido sola cuando estaba contigo. No me dejabas salir con mis amigas y me tenías encerrada en casa limpiando y cocinando para ti.

Aquí tienes la explicación que me pediste cuando te llevaban los policías.

Esta es la razón de mi denuncia y es una lástima que estés entre rejas leyendo mi carta.

Pero lo peor es que nunca vayas a conocer a tu hijo.

Lucía

El arruga la carta y la tira al suelo con rabia”

Lucía Soledad Doña Ibáñez 1º ESO D

36

Marina

Marina estaba nerviosa, eran las dos y cinco y no tenía la comida preparada. Escuchó la puerta y empezó a temblar. Era su marido que, de repente, dio un golpe a la mesa y gritó:

-¿Por qué la mesa no está puesta ni la comida preparada? ¿ Qué has estado haciendo toda la mañana?

Su marido tiró la olla al suelo y salió de casa dando un portazo gritando

-¡Vaya mujer más inútil que no sabe hacer nada, no sirves para nada! ¿Es que no sabes que dentro de un rato tengo que volver a trabajar? ¡Vaya sinvergüenza! ¡Ahí en el suelo está tu comida! ¡Cómete tú esa basura! ¡Es lo que te mereces!

Marina se quedó llorando en la cocina pero de repente lo vio claro, haría su maleta y cuando el volviera por la noche ella ya estaría muy lejos.

Nuria Rivas González 1ºD

Invierno

Era una fría tarde de primavera cuando la conocí, con tan solo mirar sus ojos supe que ella me sacaría de esta cruda realidad. Compartíamos gustos e íbamos a distintos lugares para pasar el día. Sara me hacía ser diferente, ser feliz, me hacía sentir llena. Una noche de verano me llevo a un bar a tomar algo, de vuelta a casa sus dedos se entrelazaron con los míos y en ese mismo momento sentí el deseo de besarla pero un aire caliente me detuvo, noté una mano en mi hombro, conocía ese tacto, era Carlos, era el vacío.

Ainhoa Núñez García

1ºBachillerato D

Microrrelatos contra la violencia machista (VII)

27

La vi salir del portal de enfrente como todos los días, pero hoy lucía diferente. Hoy no escondía los ojos detrás de unas oscuras gafas de sol, o los brazos, con largas mangas, aunque hiciera mucho calor. No. Hoy no.

Puedo verla derrochando felicidad… y cansancio, porque llevaba consigo unas grandes maletas. Ya no parecía triste, o como si se fuera a romper en cualquier momento, tampoco la veía tensa, como cuando iba con su pareja…

Bajó los últimos peldaños, miró, durante un momento hacia su edificio, y se alejó con grandes pasos que derrochaban seguridad, y algo más… libertad.

Si no fuera un simple muro, me hubiera acercado a ella, solo para preguntar el porqué de ese cambio tan maravilloso.

Aurora Borreguero Martinez 4ºB

28

Despertando de un mal sueño

Desperté en medio de un bosque, con muchos árboles a mi alrededor. La escena era siniestra… ¿Queréis saber cómo he llegado hasta aquí?

Todo comenzó el primer día de instituto. Estaba muy nerviosa porque por fin empezaba la ESO y cuando entramos a clase, vi a un chico que me gustó. Era alto, con el pelo castaño, los ojos azules y parecía muy simpático. A los pocos días nos hicimos amigos y más tarde comenzamos a salir. Poco a poco se fue transformando, ya no me parecía tan simpático, me decía como tenía que vestir, con que amigas debía juntarme, a quien podía aceptar en mi instagram… Cuando al fin yo no quise seguir así le dije que quería dejarlo, pero él no lo aceptaba, corrió tras de mí, hasta un bosque…y ahí me di cuenta que debía despertar de aquella pesadilla.

Rafael Rivero Castillo (1ºD)

(La violencia no sólo es de mayores)

29

Fénix

Dice la leyenda,que cuando un Fénix muere, es capaz de renacer de sus propias cenizas, volviendo más fuerte y poderoso. Ana es una mujer Fénix. Ana volvió a renacer de ella misma cuando casi muere. Ana vivió 11 años bajo palizas,gritos e insultos , haciéndole débil. Pero un día, cuál Fénix, voló alto. Muy alto. Tan alto hasta que esa violencia se esfumó. Desde ese instante, Ana lucha por liberar a todas las mujeres Fénix que viven en jaulas oscuras y frías. Ana no parará hasta que todas las Fénix, rompa sus grilletes y alcen sus vuelos como ella hizo.

Álex Molina Pérez, 4ºD

 

30

Eran las 3:00 de la madrugada cuando me despertó el timbre de la puerta .

Aturdida , salí de la cama intentando hacer el mínimo ruido posible y me acerque a la mirilla. No veía nada al otro lado de la puerta pero pisé un papel en el suelo . Mi mente se negaba a aceptar que me había encontrado , pero ese olor que desprendía el sobre hizo que mi corazón rompiera el silencio de la noche . Supe enseguida que mi pesadilla volvía a empezar de nuevo con aquel HOLA CARIÑO.

Caí desplomada al suelo…

Andrea Gutiérrez Ciobanu 1º ESO D

31

Soplemos valientes

Mi amiga me dijo que la selva la miraba con deseo, que le había prometido buena vida, que la iba a tratar muy bien, que no se iba a arrepentir y se adentró antes de que me diese cuenta.

La frondosidad hacia que penetrara más y más… y menos la veía yo. Él era más rápido y listo, pero nunca dejé de perseguir a mi compañera.

Ella corría o.. ¿Se la llevaban a la fuerza?. Se sentía comoda… antes de caer por el precipicio.

Cuando por fin la encontré, estaba rota, con grandes heridas que le había hecho la selva, pero ella insistía en que fue su culpa.

Solo me dijo que queria tener otra vez su voz, y yo solo le pedí que se cogiera a mi alas para recomponer todo el daño. Y juntas aprendimos a volar hasta convertirnos en un viento valiente, para poder despertar a cientos de vientos formando un huracán que tumbe a todas aquellas selvas.

Mª José Butgardón 4ºESO D

Microrrelatos contra la violencia machista (VI)

27

La vi salir del portal de enfrente como todos los días, pero hoy lucía diferente. Hoy no escondía los ojos detrás de unas oscuras gafas de sol, o los brazos, con largas mangas, aunque hiciera mucho calor. No. Hoy no.

Puedo verla derrochando felicidad… y cansancio, porque llevaba consigo unas grandes maletas. Ya no parecía triste, o como si se fuera a romper en cualquier momento, tampoco la veía tensa, como cuando iba con su pareja…

Bajó los últimos peldaños, miró, durante un momento hacia su edificio, y se alejó con grandes pasos que derrochaban seguridad, y algo más… libertad.

Si no fuera un simple muro, me hubiera acercado a ella, solo para preguntar el porqué de ese cambio tan maravilloso.

Aurora Borreguero Martinez 4ºB

28

Despertando de un mal sueño

Desperté en medio de un bosque, con muchos árboles a mi alrededor. La escena era siniestra… ¿Queréis saber cómo he llegado hasta aquí?

Todo comenzó el primer día de instituto. Estaba muy nerviosa porque por fin empezaba la ESO y cuando entramos a clase, vi a un chico que me gustó. Era alto, con el pelo castaño, los ojos azules y parecía muy simpático. A los pocos días nos hicimos amigos y más tarde comenzamos a salir. Poco a poco se fue transformando, ya no me parecía tan simpático, me decía como tenía que vestir, con que amigas debía juntarme, a quien podía aceptar en mi instagram… Cuando al fin yo no quise seguir así le dije que quería dejarlo, pero él no lo aceptaba, corrió tras de mí, hasta un bosque…y ahí me di cuenta que debía despertar de aquella pesadilla.

Rafael Rivero Castillo (1ºD)

(La violencia no sólo es de mayores)

29

Fénix

Dice la leyenda,que cuando un Fénix muere, es capaz de renacer de sus propias cenizas, volviendo más fuerte y poderoso. Ana es una mujer Fénix. Ana volvió a renacer de ella misma cuando casi muere. Ana vivió 11 años bajo palizas,gritos e insultos , haciéndole débil. Pero un día, cuál Fénix, voló alto. Muy alto. Tan alto hasta que esa violencia se esfumó. Desde ese instante, Ana lucha por liberar a todas las mujeres Fénix que viven en jaulas oscuras y frías. Ana no parará hasta que todas las Fénix, rompa sus grilletes y alcen sus vuelos como ella hizo.

Álex Molina Pérez, 4ºD

30

Eran las 3:00 de la madrugada cuando me despertó el timbre de la puerta .

Aturdida , salí de la cama intentando hacer el mínimo ruido posible y me acerque a la mirilla. No veía nada al otro lado de la puerta pero pisé un papel en el suelo . Mi mente se negaba a aceptar que me había encontrado , pero ese olor que desprendía el sobre hizo que mi corazón rompiera el silencio de la noche . Supe enseguida que mi pesadilla volvía a empezar de nuevo con aquel HOLA CARIÑO.

Caí desplomada al suelo…

Andrea Gutiérrez Ciobanu 1º ESO D