Archivo de la etiqueta: Año Internacional del Suelo

Visita a La Alfaguara: nociones de edafología en el Año Internacional del Suelo

Un reportaje de Carla Loubet Martínez

El pasado 10 de noviembre el alumnado de primero de Bachillerato científico-tecnológico realizamos una salida a la Sierra de Alfaguara en una visita organizada por el Departamento de Biología y en la que nos acompañaron Isidoro Román y Toñi Molina, para adquirir in situ más conocimientos sobre los distintos tipos de suelos.

CIMG0092

Allí aprendimos a distinguir arcillas triásicas, también conocidas como margas, que son arcillas sensibles a los cambios de humedad y que actúan como esponjas, aunque el suelo de dicha sierra está formado principalmente por calizas y dolomías. Ambas rocas son muy parecidas: a nivel químico se pueden diferenciar porque la caliza es una roca sedimentaria compuesta por carbonato cálcico y la dolomía, también una roca sedimentaria, está compuesta por carbonato cálcico y magnésico. Para poder diferenciarlos sin hacer uso de la química hemos de coger un pico y darles unos golpes: la caliza no olerá a nada en especial, mientras que la dolomía desprenderá un olor bastante desagradable.

CIMG0109También aprendimos a distinguir los distintos estratos de suelo: llamamos suelo Ah a aquel que es más oscuro; Bw a aquel que presenta una apariencia de color rojizo debido al óxido de hierro (por al oxígeno que penetra en la tierra y va oxidando el hierro que se encuentra en el suelo) y, por último, hay un tercer suelo más claro al que podemos clasificar en: R (aquel que no se puede cavar por poseer rocas con gran tenacidad) y C (aquel que sí se puede cavar). La textura de estos tres suelos es diferente, el Ah está más deshecho, es decir, es menos “migajoso” que el rojizo o el claro, por ejemplo.

Pero el aprendizaje más necesario es de tinte ecológico. Desafortunadamente los procesos de erosión del suelo, repercuten gravemente en la vida, de la que el suelo es el soporte, porque nos ofrece alimentos, aporta una fuente de diversidad que asegura la prosperidad de especies, retiene contaminantes, filtra y limpia el agua y secuestra carbono, es decir, lo almacena y lo retiene disminuyendo la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera.  Uno de los factores que influyen en la erosión del suelo son las infraestructuras, como carreteras o edificios por lo que se debe ser consciente de los peligros de un crecimiento descontrolado que no tenga en cuenta el deterioro del suelo.

La ciencia que estudia el suelo  es la edafología, que estudia los factores que intervienen en su formación: la roca madre, el clima, los microorganismos, el tiempo y el relieve. A casi ninguno de estos factores es ajena la mano del hombre.

Este año es el Año Internacional del Suelo, y es así para concienciar a las personas del problema de erosión que está sufriendo no sólo nuestro suelo, sino el de todo el planeta. No podemos perder de vista que, solo si lo cuidamos, él nos cuidará a nosotros.

Anuncios