Concursos contra la violencia de género

Con el Día internacional contra la violencia de género en un horizonte que seguimos esperando que algún día sea solo un mal recuerdo, os invitamos a participar en los siguientes concursos:

Concurso de microrrelatos Mónica Carrión

La Delegación de Igualdad y Juventud de la Diputación de Granada convoca el III Concurso de Micro-relatos contra la Violencia de Género “Mónica Carrión”, dirigido a los chicos y chicas de 12 a 20 años de nuestra provincia.

Las obras a concurso tendrán un máximo de 100 palabras y deben:

• Reflejar las trampas del amor romántico.

• Evidenciar la existencia de una salida, con un trasfondo positivo, que destaque la fuerza de las mujeres frente a los malos tratos, así como su capacidad de recuperación.

• Contribuir a la sensibilización social, sobre todo de adolescentes y jóvenes, acercándose a sus experiencias.

 

Las propuestas se presentarán por E-mail hasta el día 27 de octubre de 2017 a la dirección micro-relatos@dipgra.es.

 

Las personas interesadas pueden consultar las bases y solicitud de participación en el archivo adjunto.

 

Pueden realizar cualquier pregunta sobre el premio dirigiéndose al correo micro-relatos@dipgra.es.

Concurso de carteles

Por primera vez en el centro convocamos un concurso de carteles en el que esperamos que os animéis a participar.

Tenéis hasta el día 16 de noviembre para presentar vuestras obras y podéis haceros con alguno de los tres premios en cheques canjeables (30€ para 1º y 2º de ESO, 30€ para 3º, 4º y FPB y 50€ para Bachillerato y FP).

Podéis consultar las bases completas en el siguiente enlace:

I CONCURSO DE CARTELES: DÍA CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

 

 


Anuncios

Guerra y paz

Desenjaula las palabras:

no las cuentes ni las rimes”

Estos dos inéditos octosílabos podrían ser, merecerían ser, el comienzo de un bello poema de amor. Yo voy a utilizarlos como inicio de la reseña del apabullante libro que es Guerra y Paz. Y digo libro porque si el propio Liev Tolstói no quiso calificar su obra como novela no seré yo quien así la catalogue aunque seguro que alguna vez a lo largo de este texto de este modo la llamaré.

Os estaréis preguntando tal vez el porqué de la elección de estos dos versos, qué he visto en ellos que me haya llamado la atención. Intentaré explicarlo.

Imagino que al igual que un amante precisa en algún momento dar rienda suelta, desenjaular, todas sus alegrías, todas sus penas, todas sus tristezas, todas sus emociones, Tolstói debió en algún momento sentir que “necesitaba” poder expresar, dejar constancia escrita , de todo ese caudal, que a veces nos parece incontinente, de emociones. Ciertamente que tampoco contó sus palabras, y a fe que debemos estar contentos de que no lo hiciera, hemos de agradecerle que se desbocara, que casi no pusiera límite a su relato. ¡Y que no optara por utilizar la rima!

No es Guerra y Paz una lectura fácil. Posiblemente sea necesaria una relectura para poder siquiera acercarse a todo lo que Tolstói quiso reflejar. De entrada su extensión, casi dos mil páginas en las ediciones convencionales, un lentísimo avance en “los tantos por ciento” en las más tecnificadas, hace que lanzarse a por la obra sea tarea de riesgo. Más aún acostumbrados como estamos todos a la facilidad de lo inmediato, al mando a distancia que nos permite disfrutar, ¿disfrutar?, del cambio de canal sOlo por el mero hecho de cambiar; de los libros sencillos de leer; de las conversaciones virtuales reducidas a palabras apenas semiescritas acompañadas de emoticonos ( ¡jamás pensé que utilizaría esta expresión!)…

Estudio de Tolstoi en Yásnaia Poliana

Sigue leyendo

Modelo de “composition”: cómo redactar un texto expositivo-argumentativo en inglés

¿Sabes qué es una composition? ¿Tienes claro cómo abordar su redacción?

Como sabes, el texto expositivo es aquel texto oral o escrito cuya finalidad es transmitir conocimientos de manera clara y ordenada. Se combina esta modalidad con la argumentativa, cuya finalidad es atraer al receptor a nuestro punto d evista sobre un determinado tema polémico.

Se trata de la modalidad textual más frecuente en el ámbito académico: explicaciones, exámenes, trabajos… y conocer las claves de su elaboración redunda de modo significativo en la comprensión de los contenidos y en la adquisición de los conocimientos de todas las materias.

Además, constituye por sí mismo un objetivo del aprendizaje del inglés, presente en pruebas como la de Acceso a la Universidad. Por ello te ofrecemos un modelo de redacción para tus textos expositivo-argumentativos en inglés. Ha sido elaborado por Antonio Cantero Ramírez, coordinador de bilingüismo del centro.

Esperamos que esta información os resulte útil. Como siempre, podéis comentar, sugerir, criticar…Con cariño, ¡eso sí!

Las horas perdidas

 

Hoy, como otras veces, salvé las siete esclusas de seguridad, evité los guardianes y las alarmas y descendí hasta el tercer nivel del subsuelo con mi saco vacío a la espalda. Ahí estaba el tesoro de Troya (copas de oro, collares y diademas engarzadas, hachas-martillo, máscaras de plata y lapislázuli), la Quimera etrusca de Arezzo, la cabeza de alabastro traslúcido de la reina de Saba, el tesoro de Atila y el de Jabhur Jan, las dos puertas de Ubar (la Atlántida del desierto) engalanadas cuatro mil años antes con las más preciadas joyas y metales, ahí estaban reunidas, en largas y ordenadas hileras, todas las grandes maravillas de la antigüedad: fruslerías. Pasé de largo. Me adentré en la sala que reproducía, invertida, una cúpula gigantesca. A la luz de los hachones, mientras me punzaba una extraña mezcla de miedo y alegría, contemplé de nuevo el más espléndido de los tesoros, vedado al común de los mortales. Cualquiera podría matar o morir por esa visión gloriosa, por esa plétora, por esa infinita cornucopia oculta en el silencio de las profundidades. Amontonadas escrupulosamente como lingotes idénticos, me esperaban, llenas de promesas, incólumes, las Horas Perdidas. Abrí la boca del saco.

Ángel Olgoso

Romeo y Julieta

Tres de las opiniones personales elaboradas por el alumnado de 2º de ESO sobre una de las lecturas realizadas en clase y que, junto con la adaptación de Don Quijote, demuestra por qué los clásicos son clásicos.

Noelia Flores Álvarez 2º A

Considero que el amor de Romeo y Julieta es bonito y trágico, se veian muy enamorados pese a la enemistad entre sus familias. Simplemente querian estar juntos y no les importaba nada ni nadie.

Al tener que irse Romeo no tenian demasiada comunicación, a pesar de lo que se seguian amando igual. En casos como este se ve que su amor iba pòr encima de todos los obstáculos, hasta de us familias en constante guerra.

Tambien pienso que el lenguaje del libro es muy culto. Me sorprendieron más las partes donde hablaba Julieta al ver que una chica de 14 años habla con esas palabras.

Por útimo comentar que el amor que se muestra en este libro no tiene nada que ver con el de la actualidad. Ahora no se ve ese tipo de amor tan puro y sincere, si no que se ha perdido mucha honestidad y lealtad.  Aquí se ve como el amor de Romeo y Julieta es único y luchado.

Sigue leyendo

Descanso

Con ternura, con paz, con inocencia,
con una blanda tristeza o el cansancio
que viene a ser un perro fiel que acariciamos,
estoy sentado en mi sillón y soy feliz,
y soy feliz
porque no siento la necesidad de pensar algo preciso.

Con una fatiga que no es un desengaño,
con un gozo que no alienta esperanzas,
estoy en mi sillón, y estoy
en algo que quizás sólo es amor.

Sé que floto
y nada me parece sin embargo indiferente;
sé que nada me alegra ni me duele
y que sin embargo todo me enternece;
sé que eso es el amor,
o que quizá solamente es un dulce cansancio;
sé que soy feliz
porque no siento la necesidad de pensar algo precis

Gabriel Celaya

Club de lectura: La última reseña

La editora del blog en el que aparecen los distintos artículos de nuestro Club de lectura me reconviene, cariñosamente eso sí, por lo abultado de mis reseñas. Me advierte de que una gran cantidad de palabras desanima a los lectores y que debiera centrarme en los datos más precisos y no dispersarme.

¿Cuál es la cantidad de palabras adecuadas para que una reseña “funcione”? –pregunto-. Unas cuatrocientas, a partir de ahí….

Antes de que me lo diga ella, replico que sí, que ya sé lo que quiere decirme…que va a recordarme aquella famosa frase de Boscán sobre lo bueno y lo breve. No tengo que explicarle la broma. Sí que le aclaro lo falsa que me ha sonado siempre aquella afirmación. De haber sido yo don Baltasar el aforismo habría sido otro: “lo bueno si breve, breve”… lo mismo le había gustado, palabra por palabra es más corto que el original suyo. Este neoaforismo mío me parece mucho más sincero y comprensible, al menos para los que no nos ha sido concedida la oportunidad de enlazar continuos momentos de esos que al bueno, aunque criticón en exceso, del jesuita aragonés debieron acumularse para reclamar mayor brevedad.

Y ahora me veo en un gran problema. Dado como soy al barroquismo literario y orgulloso como estaba de mis más de dos mil quinientas palabras por reseña debo ahora ajustarme a ese casi imperativo mandato cuando, para más inri, son dos los libros que para esta última sesión de lectura habíamos programado.

¡A ver qué hacemos!

La primera obra, Veinticuatro horas en la vida de una mujer, del prolífico escritor austríaco Stefan Zweig, del que conocíamos en el club su biografía del camaleónico político francés Fouché me ha llamado la atención por como a partir de un detalle nimio articula una novela escrita con gran limpieza, utilizando una prosa depurada y precisa que sin embargo no cae en la frialdad y se ajusta al tempo pasional y de arrebatadora irracionalidad que va creándose.

La segunda es El labrador de más aire, una de las obras teatrales de Miguel Hernández que mezcla a partes iguales romanticismo y enfrentamiento social, constituye un compendio de la poesía hernandiana. Himnos, pasiones, amores y arengas se mezclan en un drama social con hallazgos poéticos “pocas flores, mayo, diste a mi vergel” pero también algún ripio. Prefiero al oriolano “umbrío por la pena casi bruno”.

¡Cuatrocientas!

Joaquín Medina Ferrer